1. Inicio
  2. Vida & Salud
  3. ¡Tengo dolor de espalda! ¿Qué puedo hacer para aliviarlo?
06 Diciembre del 2017 a las 11:39 am

¡Tengo dolor de espalda! ¿Qué puedo hacer para aliviarlo?

Si alguna vez has dicho esto, eres parte de las ocho de cada diez personas que sufren de dolor de espalda en algún momento de sus vidas. El dolor puede ser agudo o crónico y sus causas pueden variar. No dejes de leer acerca del dolor de espalda, una de las causas más comunes de consulta a los médicos.

Si alguna vez has levantado un objeto pesado,  pasas horas sentado, hiciste un mal movimiento, o simplemente sufriste un golpe puede que sufras de dolor de espalda.

Este dolor puede ser leve y constante, o presentarse como punzadas que te dificultan el movimiento. También puede surgir de repente, debido a una caída o algún problema con la alineación de tus huesos.

Un dolor de espalda se clasifica como agudo cuando aparece súbitamente y dura algunos días o pocas semanas. Si en cambio, dura más de tres meses, se dice que es crónico.

TE PUEDE INTERESAR:  ¿Vives con dolor de espalda? Tips para aliviarlo

Causas del dolor de espalda

El dolor de espalda puede deberse a diferentes causas. La tensión muscular, el espasmo, los discos lesionados y la hernia discal son algunas de las causas más comunes. También puede ser causado por accidentes, caídas, fracturas, esguinces o mala postura. Además, puede acompañar a otras enfermedades como la artritis, la escoliosis, la fibromialgia, la endometriosis y a condiciones especiales como el embarazo.

Igualmente, el dolor de espalda puede surgir debido a alguna infección, tumor o por estrés.

El dolor se puede manifestar en forma de punzadas, tensión muscular, dolor que irradia hacia las piernas y puede afectar tu vida cotidiana al restringir tu flexibilidad y tu habilidad para hacer ciertos movimientos y para pararte derecho(a).

Consulta a tu médico si tu dolor es constante e intenso, en especial cuando estás descansando. Así mismo, si el dolor se refleja en las piernas, si te causa debilidad, adormecimiento u hormigueo en una o las dos piernas, debes hablar con un especialista de inmediato.

También debes estar muy atento(a) y visitar a tu médico si el dolor se acompaña de pérdida de peso sin que estés a dieta y/o si hay inflamación (hinchazón) y enrojecimiento en la espalda.

El médico te hará un examen físico para determinar la causa del dolor de espalda y para recomendarte un tratamiento. Otras pruebas que ayudan a determinar las causas del dolor en la espalda incluyen radiografías, estudios de resonancia magnética, estudios de tomografía computarizada y análisis de sangre, entre otros.

Tratamientos para el dolor de espalda

Una vez determinada la causa de tu dolor, tu médico te recomendará un tratamiento que puede incluir medicamentos analgésicos (medicinas para le dolor), relajantes y/o anti inflamatorios, ejercicios específicos, compresas frías y/o calientes, terapia física, inyecciones para aliviar el dolor y cambios de conducta (en la forma en que te sientas, como duermes, y tu postura en general). En algunos casos como los de dolor de espalda por hernia en los discos de la columna que no responden a los tratamientos convencionales o que están comprimiendo a los nervios o ciertos casos de fracturas en las vértebras, es necesario hacer una cirugía.

También existen terapias alternativas que pueden ayudarte a aliviar el dolor como la acupuntura, acupresión, la estimulación eléctrica transcutánea, los masajes y la manipulación o ajuste de la columna vertebral (quiropráctica).

Prevención del dolor de espalda

Para prevenir el dolor de espalda, puedes tomar ciertas medidas como:

- Hacer ejercicio con frecuencia para fortalecer los músculos de la espalda y el abdomen. Está comprobado que quienes llevan un estilo de vida sedentario son más propensos a sufrir de dolor de espalda.

- Mantener un peso saludable y una dieta que incluya calcio

- Mantener una buena postura al estar de pie y sentado(a). Si tienes que estar de pie por mucho tiempo, mantén tu pelvis en una posición neutral y prueba descansar tus pies por turnos apoyándolos y elevándolos para quitar la presión de la parte baja de tu espalda.

- Flexionando las rodillas y manteniendo la espalda derecha cuando se levantan objetos pesados para proteger la espalda.

Si tienes dolor de espalda que no mejora, consulta con tu médico para encontrarle solución y mejorar tu calidad de vida.

Etiquetas :

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Todos los campos son obligatorios.

Avatar