1. Inicio
  2. Opinión & Análisis
  3. Rafael Dasso: “No es ilegal comprar una cadena, el problema es si se hace abuso de dominio”
31 Enero del 2018 a las 11:47 am

Rafael Dasso: “No es ilegal comprar una cadena, el problema es si se hace abuso de dominio”

Tras la gran repercusión generada por la compra de InRetail a Quicorp, Rafael Dasso, gerente general de Inkafarma, asegura que no se encuentran en una posición de dominio en el mercado. Además, explica que tienen un equipo de capacitación para evitar malas prácticas como las ocurridas en el sector farmacéutico durante el 2009.

¿Cuánta participación en el mercado tienen ahora con la reciente adquisición?

Tengo información de IMS, según la venta de medicamentos. El Estado tiene 79%, el 21% es de Boticas y Farmacias. Solo considerando boticas y farmacias, existen como 11.400 boticas. Inkafarma –sin Mi Farma– tiene el 25% del despacho de los medicamentos de todos los laboratorios. Mi Farma tiene 22%. Entre los dos, tenemos entre 45% y 46% de la venta anual de medicamentos. Esto es IMS, una empresa internacional que se dedica a eso. En resumen, la industria de farmacias y boticas es el 20% de la venta de medicamentos, y dentro de esa venta tenemos casi el 46%.

Teniendo en cuenta que muchas de estas marcas que ahora poseen concertaron precios anteriormente, a pesar de que ustedes no eran los propietarios, ¿no le parece natural que exista desconfianza del público?

Este es un hecho bien puntual que ocurrió hace diez años. Nosotros hemos comprado Inkafarma en el 2011. El grupo tiene credibilidad grande en el mercado, estamos orientados al mercado emergente. Entiendo que puede haber desconfianza, pero justamente estamos acá para comunicarlo y explicarlo. Lo más importante es que el cliente vuelva a las boticas y vea que no subieron los precios. Eso será más sólido que cualquier comentario u opinión. No vamos a subir de precio. El modelo de Inkafarma, sobre todo, es un modelo de precios bajos. En los últimos cinco años hemos abierto 700 boticas gracias a los precios competitivos. Estamos manteniendo las dos marcas con dos estrategias comerciales.

Evidentemente ya no habría una competencia entre las dos marcas...

Es como Vivanda y Plaza Vea, ¿no? Cada una tiene una estrategia, sus objetivos. No hemos comprado una cadena para que desaparezca, sino para que sea competitiva y para que crezca. De hecho van a competir las dos estrategias distintas. Los precios que fijó Inkafarma nunca dependieron de quién estaba al costado. Su modelo es ese: precios bajos todos los días. Además, tenemos competencia: más de 11 mil boticas que tienen precios bajos. Hoy tenemos que competir contra varias de estas cadenas, que algunas son regionales, otras tienen 2 o 3 en cada ciudad. Son nuestros competidores.

Pero esa posición importante les permite competir con mayores recursos en el sentido, por ejemplo, de adquirir medicina a menores precios...

Eso es bueno, ¿no? Hoy llegamos a ciudades que tienen como mínimo 20.000 personas. Nuestro objetivo es poder llegar a ciudades que tengan 10.000 personas. Eso nos va a permitir ser competitivos. Hoy llegamos a 190 distritos, pero podríamos llegar a 200 más. Eso es bueno para el Perú. Muchas veces llegamos a lugares donde no llega el Estado. Esa es la visión de Inkafarma: llevar salud y calidad a los mejores precios a todo el Perú.

Precisamente que Inkafarma llegue a competir en esos lugares donde no llega el Estado, podría generar que las pequeñas farmacias desaparezcan...

No creo porque, por ejemplo, en Ayacucho hay boticas competitivas y funcionan bien. Son boticas donde hay buen servicio, donde hay asesoría. Cumplen un rol. A pesar de que Inkafarma ha hecho 700 boticas en los últimos cinco años, las boticas independientes siguieron creciendo. Según me dicen, incluso hay 18 mil boticas registradas. El mercado siguió creciendo.

Ustedes no eran dueños de las farmacias cuando concurrieron en falta, pero esta posición importante ¿no los motiva a instaurar un mecanismo de transparencia?

Ya lo tenemos. Tenemos un equipo de gente que nos está ayudando no solamente a auditarnos. Ellos me reportan directamente. También es gente que tiene que capacitar. Muchas veces, chicos jóvenes que recién empiezan a trabajar en el área comercial no la tienen clara, de que no pueden hablar con el del costado, el de un laboratorio. No estoy hablando de algo estructurado. El error lo puede cometer una persona. A la gente hay que capacitarla de lo que se puede y no se puede hacer. Tenemos un equipo que no solo audita, sino también capacita. Por ejemplo, no se puede hablar con un laboratorio u otra farmacia. No solo es auditar, sino también capacitar.

Eso es desde el punto de vista de cárteles, pero ¿desde el punto de vista de abuso de posición de dominio?

También. No es ilegal haber comprado una cadena de farmacias. El problema es si se hace abuso de posición de dominio. Para eso también hay que capacitar a gente, que debe tener mucho cuidado, que debe darle oportunidades a los laboratorios chicos. Ese el tema con el que debemos tener cuidado, también en general con la libre competencia.

¿Cómo esperan reducir el impacto mediático en cuanto a los precios? ¿Cómo esperan ganarse la confianza del público?

Hay que serlo y no basta con parecerlo. Será bien importante la disciplina en la estrategia comercial, con los precios. También seguiremos abriendo boticas con buen servicio. Mucha gente compra los mismos productos siempre, ya sabe qué comprar y cuánto están las cosas. Lo mejor es ser consistente, ser disciplinado.

¿Le parece que la disciplina y la autorregulación es suficiente?

Sí, yo creo que sí. Si no, no hay competencia. El mercado está abierto. Las cadenas de farmacias son muy grandes. Mañana, puede venir otra cadena y va a entrar a competir. Si no somos eficientes y competitivos, tenemos también el riesgo de que entre alguien.

Etiquetas :

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Todos los campos son obligatorios.

Avatar
imagenes-eventos